91 849 71 27

analisisalergenos El mayor riesgo de los alérgenos alimentarios, reside en la no identificación en la etiqueta de pequeñas trazas que contenga el producto, pudiendo provocar su consumo serios daños en el consumidor. Un ejemplo de ello puede ser la lecitina de soja o las de huevo que se utilizan como emulgente en algunos productos, que han de aparecer en el etiquetado nutricional como “contiene lecitina de …”.

Es muy importante poder demostrar documentalmente la trazabilidad de los alérgenos alimentarios presentes en los productos, desde la entrada de la materia prima hasta la salida del producto final con su etiquetado correspondiente.

Controles de alérgenos mediante análisis en laboratorio

Si un productor o distribuidor de alimentos quiere mostrar en el etiquetado de sus productos alimenticios que éstos están libres de ciertos alérgenos, tendrá que realizar un análisis de alérgenos en laboratorio.

 

Pida un presupuesto, sin compromiso

Definición de alérgeno: Una proteína o compuesto que provoca una reacción adversa del sistema inmunitario en un segmento de la población.

Los alérgenos alimentarios más comunes reconocidos en la legislación son:

  • Cereales con gluten
  • Crustáceos, y productos derivados
  • Huevos y productos derivados
  • Pescado y productos a base de pescado
  • Cacahuetes y productos derivados
  • Soja y productos derivados
  • Leche y productos derivados
  • Frutos secos y derivados
  • Apio y productos derivados
  • Altramuces y productos a base de altramuces
  • Moluscos, y productos derivados
  • Mostaza y productos derivados
  • Sésamo y productos derivados
  • Dióxido de azufre y sulfitos [10 mg/kg]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies