C/ Camino del Molino, 11, 28400, Madrid
91 849 71 27
info@sic-calidad.com

Estudios de vida útil

Consultoria y Formación en Calidad y Seguridad Alimentaria

Estudios de vida útil

Laboratorio para estudio de vida útil en España

Estudios de vida útil de los alimentos

Batería de análisis para conocer fechas de caducidad

Todos nuestros clientes procuran preservar la máxima frescura en sus productos alimenticios y existen técnicas para alargar la vida útil de los alimentos. Para conocer con detalle la vida útil de un alimento producido, con el fin de registrar una fecha de caducidad del mismo es necesario un procedimiento analítico basado en una batería de análisis del mismo alimento a lo largo del tiempo hasta el punto en el que los marcadores microbiológicos del mismo superan los niveles deseados por el sistema de calidad del productor o por la normativa vigente, según proceda.

Pida un presupuesto sin compromiso

Puedes conocer analíticamente la vida útil de los alimentos que produces a un coste menor del que imaginabas:

  • La vida útil de un alimento es el periodo de tiempo que establece la propia empresa que lo elabora, para garantizar la estabilidad del producto desde el punto de vista microbiológico y el mantenimiento de sus características propias.
  • Los fabricantes de ciertos alimentos deben realizar estudios de vida útil para demostrar que cumplen los criterios microbiológicos de seguridad alimentaria. Estos estudios se exigen especialmente a los fabricantes de “alimentos listos para el consumo”.
  • Los estudios deben simular las condiciones previsibles por las que pasaría un alimento después de su elaboración, tales como el almacenamiento, la transformación, la distribución, e incluso la utilización por el propio consumidor.
  • La determinación de la vida útil es fundamental en el sector alimentario. Se recurre a ellos para lanzar un nuevo producto y para evaluar cómo afectan los cambios de procesos de producción o las reformulaciones en la estabilidad de alimentos ya consumidos. Estos estudios, basados en procedimientos científicos, deben adaptarse a cada producto concreto para determinar los cambios que experimenta durante su conservación y que influyen en su calidad.
  • La normativa vigente relativa al etiquetado y presentación de productos alimenticios obliga a incluir en éste la información sobre la vida útil del producto y el tiempo que transcurre desde su elaboración hasta su deterioro. Así se determina el período anterior a la fecha de duración mínima (consumo preferente) o a la fecha de caducidad.
  • Marcadores microbiológicos, físico químicos y organolépticos.