91 849 71 27

trazabilidad

Trazabilidad de los alimentos | Reglamento Europeo CE 178/2002

En Enero del 2005, la Unión Europea estableció la obligatoriedad de la trazabilidad para todos los productos agroalimentarios (Reglamento CE 178/2002), definiéndola como  “la posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento (para uso humano o animal) o una sustancia destinada a ser incorporada en alimentos o con probabilidad de serlo”.

La trazabilidad en todas las etapas de la cadena alimentaria, constituye un  prerrequisito del sistema APPCC,  que  las empresas deben implementar para poder cumplir con las regulaciones existentes y  dar garantías de inocuidad y calidad a los productos alimenticios  en los exigentes mercados de destino.

 

Pida un presupuesto, sin compromiso

Así, la trazabilidad o “rastreabilidad”, es un sistema que permite seguir la ruta de un producto, sus componentes, materias primas e información asociada, desde el origen hasta el punto de destino final o viceversa, a través de toda la cadena de abastecimiento.

La Trazabilidad, según el Comité de Inocuidad Alimentaria, se define  como los “procedimientos preestablecidos y autosuficientes que permiten conocer la historia, la ubicación y la trayectoria de un producto o lote de productos a lo largo de la cadena de suministros en un momento dado, a través de  herramientas determinadas”.

La trazabilidad e una herramienta de gestión para la calidad y la inocuidad alimentaria. Se habla de trazabilidad para  referirse a:

  • El origen de los alimentos o componentes. Un producto o alimento al que hay que seguir su historia
  • La historia de los procesos aplicados al producto o alimento. Un proceso de transformación en el que intervienen distintos elementos.
  • Los instrumentos o equipo de medida que se emplean en el proceso de transformación.

La trazabilidad en todas las etapas de la cadena alimentaria, constituye un  prerrequisito del sistema APPCC,  que  las empresas deben implementar para poder cumplir con las regulaciones existentes y  dar garantías de inocuidad y calidad a los productos alimenticios  en los exigentes mercados de destino.