C/ Camino del Molino, 11, 28400, Madrid
91 849 71 27
info@sic-calidad.com

Evitar contaminaciones alimentarias en Verano

Consultoria y Formación en Calidad y Seguridad Alimentaria

Blog

Evitar contaminaciones alimentarias en Verano

El verano es la época que más se presta a vivir todo tipo de contaminaciones alimentarias. Los días de intensa calor, junto a las manipulaciones incorrectas que hacen que los alimentos se refrigeren mal, o se dejen por desconocimiento en salud alimentaria fuera, sin ningún expositor, son causas que provocan que se desarrollen auténticas cadenas de peligro para la propagación de bacterias, que pueden provocar muchos malestares digestivos. Los viajes y el comer, sobre todo en algunos lugares el mundo (países tropicales y Asia), en puestos callejeros, pueden hacer que se produzca una contaminación alimentaria que de bastante la lata de no ser tratada. Pero… ¿qué hacer para que en pleno verano, no nos angustien este tipo de temas y podamos disfrutar de nuestras vacaciones o días de relax?

Tanto el personal que trabaja en hostelería (todavía más) como los usuarios que van a comer, deben mantener unas pautas de higiene correctas, que les permita trabajar con plena confianza y disfrutar de la comida sin remordimientos. En el caso de los profesionales de la hostelería, deberán tener cuidado con la manipulación cruzada, no mezclando alimentos sin lavar con los lavados o mezclando la carne cruda en una cámara frigorífica con las verduras y los productos del campo que se van a consumir en crudo. Aquel personal que esté sirviendo en barra y manipulando los cobros en caja, no deberán tocar las comidas expuestas sin antes haberse lavado las manos concienzudamente, sobre todo después de haber manipulado dinero y monedas, unos de los objetos que más bacterias acumulan. Cada sección deberá tener sus limpiadores y sus bayetas y trapos, no usando uno para todo respetando la limpieza y el orden.

El dejar los alimentos a temperatura ambiente en verano, es otro de los grandes peligros a los que deberemos hacer frente. Aquellos preparados que se han cocinado y no van a ser consumidos, deben refrigerarse, sobre todo en el caso de los caldos, fondos y preparaciones con salsas, para que no sean un foco de producción de bacterias. El descongelar a temperatura ambiente no será tampoco algo contraproducente, teniendo que olvidar eso de agregar agua para acelerar el proceso y dejando los alimentos en cubetas especiales y limpias, en un apartado específico del refrigerador o cámara. Igualmente, en verano intenta consumir siempre productos frescos al día, no guardando aquellos que llevan muchos días en la nevera aunque presenten una buena imagen. Muchas veces los alimentos contaminados no presentan un mal aspecto, aunque si comienza a variar en todas sus características, proliferando sus bacterias.

Respetar los métodos de cocinado también será muy importante, recuerda que siempre hay que mantener un orden a la hora de cocinar y cortar los alimentos, y que nunca en una misma tabla deberás cortar carnes o pescados y donde ha sido cortado algunos de estos alimentos, volver a cortar verduras u hortalizas sin limpiar la tabla. Aunque parezca una tontería, estarás ante una de las meteduras de pata más peligrosas para tu salud. ¡Aplica la norma y todo irá a la perfección, no poniéndote en peligro, disfrutando de estos meses al máximo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *