C/ Camino del Molino, 11, 28400, Madrid
91 849 71 27
info@sic-calidad.com

Huella de Carbono en Alimentos

Consultoria y Formación en Calidad y Seguridad Alimentaria

Blog

Huella de Carbono en Alimentos

Puede que hayas escuchado más de una vez hablar de la huella de carbono en alimentos, pero que no sepas realmente a qué se refiere. Cuando hablamos de la huella de carbono en alimentos nos estamos refiriendo principalmente a la cantidad de gases de invernadero que se deben producir para el crecimiento, empacado, procesamiento y transporte de los alimentos.

Evidentemente consumir alimentos con alta huella de carbono afecta a nuestra salud y a todo el ambiente en general ya que el alimento deja de tener esa parte de natural para pasar a ser un alimento prácticamente procesado. Justamente, los alimentos procesados son los que tienen más alta huella de carbono en su interior, es por eso que los congelados, enlatados o deshidratados son los que deben hacer uso de huella de carbono en su empaquetado.

Estos inevitablemente producen lo que se llaman gases de efecto invernadero haciendo así que se dañe por completo el medio ambiente e incluso que cada día sea peor la capa de ozono.

Otro ejemplo claro de la huella de carbono en los alimentos es en la carne. Por ejemplo, en este caso, para obtener la carne se alimenta al animal de granos en donde se han colocado pesticidas, con lo cual, la cantidad de huella de carbono es mayor.

Gracias a conocer datos como la huella de carbono en alimentos es posible colocar determinadas estrategias para que se reduzcan al máximo y así se pueda optar por otro tipo de herramientas o modos con el fin de reducir la huella de carbono al máximo.

Es por ese motivo que en muchos países, en los ministerios encargados a llevar adelante la parte agropecuaria, se estudian la cantidad de huella de carbono en alimentos con el fin de solicitar a las empresas que reduzcan año tras año sus emisiones en cada uno de los procesos tanto de elaboración como de empaquetado y transporte.

Así es como poco a poco entre todos podemos hacer que el alimento que recibimos en casa tenga una menor cantidad de huella de carbono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *